Control de la temperatura: Solo una quemadura de sol y su hijo tiene el doble de probabilidades de desarrollar melanoma en su vida

Sunscreen Girl

Ya llega el verano y las temperaturas comienzan a elevarse, la seguridad del sol se vuelve más importante para nuestros hijos. La Fundación del cáncer de piel declaró que “solo una quemadura de sol con ampollas durante la niñez duplica la probabilidad de que una persona desarrolle melanoma durante su vida”. Con semejantes estadísticas, la seguridad del sol para nuestros hijos debe ser una prioridad todo el año.

Estos son nuestros cinco principales consejos de seguridad UV para ayudarlo a usted y su familia a pasar el verano sin quemaduras de sol.

Buscar sombra. Los rayos UV son más fuertes y dañinos durante las horas del mediodía. Intente planear las actividades al aire libre temprano por la mañana o al atardecer.

Barbara Palen, una Enfermera Practicante Certificada de Pediatría de NCHS sugiere que “es bueno darle a los niños recreos en la sombra con algunos juegos tranquilos debajo de un árbol o con protector solar”. Si planea pasar al aire libre un largo período de tiempo, busque sombra debajo de una sombrilla, árbol o protector solar de manera regular, en especial cuando los rayos UV son más fuertes entre las 10 a. m. y las 4 p. m.

Cubrirse. Vista a sus hijos con camisetas livianas y de mangas largas para ayudar a proteger la piel de los rayos UV. Los trajes de baño tipo Rashguard para niños se han vuelto populares y ayudan a protegerlos de los rayos UV.

Conseguir un sombrero. Los sombreros para el sol, especialmente los de alas anchas, son esenciales para proteger la cara, el cuero cabelludo, las orejas y el cuello del sol. ¡Asegúrese de que sus hijos no salgan de casa sin un sombrero!

Usar anteojos se sol.  No solo están de moda, también protegen los ojos de sus hijos de los rayos UV, que pueden provocar cataratas en la adultez. Busque anteojos de sol que bloqueen el mayor porcentaje posible de rayos UVA y UVB.

Usar pantalla solar. Use pantalla solar con al menos SPF 30 y protección UVA y UVB cada vez que sus hijos vayan al aire libre. Aplíqueles pantalla solar abundantemente 30 minutos antes de que salgan al exterior, y no olvide las orejas, la nariz, los labios, y la parte superior de los pies.

Barbara recalcó con firmeza, “los padres deben acordarse de volver a aplicar pantalla solar cada una o dos horas. Si los niños entran al agua, debe volver a aplicarse la pantalla solar”.

A veces, pasar largos períodos de tiempo al sol causa quemaduras. Barbara recomienda que “si la piel está comenzando a ponerse rosa, puede ser útil colocarse una toalla humedecida con agua fresca, y volverla a humedecer cada 10 minutos aproximadamente”.

Para obtener más información acerca de la protección contra el sol para nuestros niños, comuníquese con su médico en NCHS hoy mismo.

×